f

f

Seguidores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 6 de noviembre de 2014

Hoy me siento mal. Pero no es esa sensación de cualquier día en el que solo ha sido por una pelea o una discusión que se soluciona hablando. No. Yo me siento mal porque noto que los días pasan y yo sigo sin quererme, sin aceptarme y sin valorarme. Me miro al espejo y solo veo una persona poco agraciada, con miles de defectos, insegura, que no sabe lo que quiere, con miedos. Y esto no me hace sentir bien ni conmigo misma ni con los demás. Influye en mi forma de mirar, de pensar...
La gente a simple vista observará que soy segura y muy feliz, sin embargo, es una simple burbuja, creada por tal de estar bien cuando no estoy sola. Si, me encanta reir, pero no siento la felicidad en mí. A menudo me siento decepcionada conmigo, pues no sé lo que quiero y fallo, pierdo y me frustro.
Cuando alguien me hace algún cumplido yo le doy mil vueltas hasta verle la cara negativa, aunque, siendo sincera, nadie suele hacerme nunca ninguno. Si alguna persona se acerca y me dice algo feo a la cara, o simplemente lo comenta a otra, le sigo dando mil vueltas, y sé que me afecta demasiado, pero, a día de hoy me encuentro incapaz de superarlo. Todos los días, todo me ofende, todo me afecta, y todo me hace sentir mal.
¿Sábes cuál es el mayor problema? Que espero a que alguien me ayude a afrontar todo esto y a comenzar a quererme...  y esa persona soy yo, y por más que lo intento, esto me supera.

domingo, 2 de noviembre de 2014

"Vive y deja vivir"

Palabras dichas por más de miles de personas en el mundo,quién se para a cumplirlas? 
Todos queremos que nos respeten y no nos respetamos ni a nosotros mismos. Todos pedimos la casa perfecta, el mejor regalo, el chico o chica perfecto/a, y nosotros tenemos millones de defectos. Queremos un cuerpo increíble y una cara preciosa, sin darnos cuenta que antes debemos aceptarnos tal y como somos. Pedimos amor, ni siquiera nos paramos a pensar que significa. Queremos, queremos y queremos. El tiempo pasa, y continuamos aferrándonos a las cosas materiales que pensamos que estarán toda la vida. Y no, no es así. 
Pronto el pelo se volverá gris, el cuerpo se deteriorará, esas cosas que nos daban felicidad se destruirán y solo nos quedaran los momentos. Si, esos momentos que hemos ido despreciando centrándonos en las cosas materiales. Los momentos con nuestra familia, con nuestros amigos, o simplemente esa felicidad que sentimos al poder escribir y desahogarnos, sonreír, una mirada, al poder lanzarnos como peces al agua, esa que tenemos cuando conseguimos algo que tanto ansiábamos, el poder hablar con un amigo después de mucho tiempo... o abrazarlo. Los besos. El amor. La amistad. La música.
 No valoramos aquello que tenemos o sentimos, y nos quejamos por no poderlo tener todo y por todo. Ahora prefiero sonreirle a todo, hasta a mis propios defectos, hasta a lo más mínimo y aprovechar al máximo cada instante, vida solo hay una. Aprendamos a mirar desde otra perspectiva las cosas, comencemos a comernos el mundo. Pues nos pasamos la vida esperando tiempos mejores.